martes, 2 de octubre de 2012


La Iglesia Adventista del Séptimo Día (comúnmente abreviada Iglesia Adventista) es una denominación cristiana-protestante distinguida por su observancia del sábado, el séptimo día de la semana, el día de reposo (Shabbath), y por su énfasis en la inminente segunda venida de Jesucristo. Es el octavo mayor organismo internacional cristiano.[cita requerida]
La denominación surgió del Movimiento Millerista en los Estados Unidos a mediados del siglo XIX, y se estableció oficialmente en 1863. Entre sus fundadores se destaca Ellen G. White, cuya extensa obra sigue siendo respetada actualmente por los adventistas.
Gran parte de la teología de la Iglesia Adventista corresponde a las enseñanzas evangélicas, tales como la de la Deidad (Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo), el estado inconsciente de los muertos y la doctrina de un «juicio investigador». La iglesia es también conocida por su énfasis en la alimentación, la salud y el respeto por los animales que es la ordenada por Dios desde el principio de la creación (Génesis 1:29), sus doctrinas las cuales están completamente basadas en la Biblia, su promoción de la libertad religiosa, y sus principios y estilo de vida que los diferencia.
La iglesia mundial se rige de una manera democrática; esto significa que sus miembros escogen delegados cada cinco años para la elección de nuevos líderes, quienes forman la «Asociación General», con regiones más pequeñas administradas por divisiones, uniones, misiones/asociaciones y distritos. Actualmente cuenta con una membresía de más de 17 millones de personas, tiene una presencia misionera en más de 200 países y territorios y se diversifica étnica y culturalmente. La iglesia administra numerosas escuelas, universidades, hospitales, clínicas, institutos y casas editoriales en todo el mundo, así como una destacada organización humanitaria conocida como la ADRA, la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales.


Doctrinas

Las doctrinas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día se basan completamente en la Biblia anabaptista. La doctrina reformadora del «sacerdocio de todos los creyentes» es tan central en el pensamiento de los adventistas, que los miembros siempre han sido animados a estudiar la Biblia para descubrir la verdad por sí mismos, guiados por el Espíritu Santo. Esto puede llegar a explicar su renuncia a establecer un credo.
Para los adventistas, la Biblia es la fuente por excelencia de la verdad acerca de Dios y el testimonio de Jesucristo como el estilo real y verdadero de vida.
Tradicionalmente, la iglesia adventista se ha opuesto a la formulación de declaraciones de credo, aceptando la Biblia completa como su único credo. A los fines de la coherencia interna, los creyentes han formulado un grupo de creencias fundamentales y prefieren verlas como descriptivas en lugar de prescriptivas. Hasta 2005 poseía 27 creencias fundamentales, pero durante la Sesión de la Asociación General de la Iglesia de ese año, se agregó una más, teniendo así en total 28 creencias fundamentales.

El séptimo día como día de reposo

Los adventistas consideran el sábado como el séptimo día de la semana (en concordancia con el calendario hebreo bíblico) y enseñan que debe ser tomado como el verdadero día de reposo. Esta creencia se basa en la declaración bíblica: «Acuérdate del shabat (‘día de reposo’ o sábado). Guardan este día como uno de 24 horas de puesta de sol a puesta de sol, comenzando el viernes por la tarde y por ende terminando el sábado por la tarde (Génesis 1.5, 8 y 13). En estos versículos se puede apreciar que cuando el Señor terminaba su creación, diariamente se decía: «Y fue la tarde y la mañana del primer día». La autoridad de Dios para escoger este día para ser adorado se fundamenta por Éxodo 20:11, que refiere al día de la creación en Génesis 2.1-3, cuando Dios descansó, bendijo y santificó el séptimo día (o sábado) para toda la humanidad. Por eso Cristo dijo en Marcos 2.28 que el Hijo del Hombre es Señor aún del sábado. Además, Salmos 111.7-8 revela que los mandamientos de Dios son eternos, «las obras de sus manos son fieles y justas, confiables son todos sus mandamientos, permanecen firmes eternamente y para siempre, hechos en verdad y en rectitud».

Cabe destacar, sin embargo, que los adventistas creen en la salvación por gracia y la justificación por Fe en Cristo. Creen en los 10 mandamientos que Dios escribió con su dedo,y consideran que su ley es inmutable (los Diez Mandamientos, según Éxodo, capítulo 20). Con respecto a la observancia del sábado -incluida en el cuarto de los 10 mandamientos-, le dan considerablemente más importancia a guardar el séptimo día sábado que la importancia que le dan otras denominaciones a la adoración en domingo, puesto que fue Dios mismo quien santificó, bendijo y reposó durante ese día, los adventistas creen que el domingo fue instaurado por el emperador Romano Constantino en su famoso edicto en el año 321 d. C. con la finalidad, según los adventistas, de atraer a la mayoría de los adoradores del dios Sol para que adoraran dentro de la iglesia en ese mismo día.
Argumentan, también, que Jesucristo no cambió su ley ni el día de reposo, pues Cristo «vino para cumplir» las profecías de la Ley, según Isaías 7:14: «He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel». Con la muerte en el Calvario de Jesucristo, la profecía de Isaías es considerada cumplida. En tal sentido, por la Gracia de su Resurrección, todos los que en Jesucristo crean y lo acepten como su salvador personal, serán salvados (Ver Hechos 4.11-12): «Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvados». (Versión Reina Valera 1960). Toda otra doctrina es, según el razonamiento, antibíblica, creada por el hombre.
Los adventistas basan también su doctrina en un pasaje del Evangelio según Mateo:
"No penséis que he venido a abrogar la ley... sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasarán de la ley."
Jesucristo, según el Evangelio de san Mateo 5.17-18 (Reina Valera de 1960).
Esta cita de Jesús revela que mientras exista este cielo y esta tierra, los diez mandamientos escritos por el dedo de Dios no pueden ser cambiados o adulterados. Se prometen cielos nuevos y tierra nueva en Apocalipsis 21.1, por lo tanto, todavía existe el mismo cielo y la misma tierra; entonces los 10 mandamientos todavía siguen vigentes para la humanidad, no así las leyes ceremoniales, pues Cristo fue el Cordero de Dios que murió por el pecador.
También los adventistas argumentan que la Biblia profetiza que un poder humano trataría de cambiar la ley de Dios: «Pensará cambiar los tiempos y la ley» (Daniel 7.25).
Por dichas razones los adventistas se oponen firmemente al reposo dominical, pues éste proviene originalmente de tradiciones no cristianas. Las personas de otras religiones adoraban diversos dioses ampliamente difundidos por todo el Imperio romano antes, durante y después de la época del emperador Constantino. Uno de los principales era Mitra, dios solar, y el día domingo era dedicado a él. Hasta hoy, domingo se llama sun-day (en inglés) y sonn-tag (en alemán), que significa ‘día del sol’; en español, domingo significa (Del lat. dominĭcus [dies,], [día] del Señor). De la misma manera, «lunes» significa ‘día de la Luna’, «martes» ‘día del dios Marte’, etc.
Es importante considerar que los adventistas guardan el día sábado para reconocer que Dios es el creador. El día sábado fue instaurado por Dios en el Edén y luego en los Diez Mandamientos. También es importante notar que cuando Dios dio los mandamientos, en el cuarto menciona «Acuérdate del día sábado para santificarlo». El término «acuérdate» se refiere a algo que él dio en el pasado: en el Edén, Dios lo dio para toda la humanidad. Para los adventistas, el sábado es un descanso y deleite. Según Isaías 58.13-14, «Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado».
Otra base usada para la doctrina es que según la Biblia, en la tierra nueva (después del milenio) se guardará el día sábado: «Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre. Y de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová» (Isaías 66.22-23 Reina Valera, 1960).





El estado de los muertos

Los adventistas creen que la muerte es como lo declara Eclesiastés 9.5: «los muertos nada saben». Esta ideología sostiene que una persona no tiene forma consciente de existencia hasta su resurrección, la cual se dará en la ocasión de la segunda venida de Jesús (en el caso de los justos) o luego del milenio de Apocalipsis 20 (en el caso de los impíos). Esto significa que el infierno no existe en nuestros tiempos presentes, ni existirá después de la segunda venida de Cristo, sino que los impíos serán destruidos para siempre luego del milenio descrito en Apocalipsis 20. (Esa es la muerte segunda de la que habla el texto del Apocalipsis, la verdadera muerte). Infierno viene del griego infer (‘debajo’), por lo tanto el infierno sería lo mismo que el Hades griego, o simplemente, el sepulcro.
Por lo anterior también se oponen a la doctrina del purgatorio, sostenida por la Iglesia católica, que señala que los muertos que no tienen pecados mortales sin perdonar pasan por un estado de purificación antes del Cielo. Sostienen que la Biblia enseña que sólo Dios es inmortal (1 Tim. 6.16) y que los seres humanos, separados de Dios, están sujetos a la muerte. Jesús enseñó que «la muerte es un sueño» (Juan 11.11-14) que termina en una de las dos resurrecciones: una resurrección para vida o una resurrección de condenación (Juan 5.28-29).
Por otra parte, religiones evangélicas sostienen que después de la muerte, el alma se dirige a un lugar determinado dependiendo de si son salvos (aceptar a Cristo como salvador) o no. Los salvos son llevados al «Seno de Abraham» y los no salvos se dirigen al Infierno. Los adventistas no comparten esta posición, argumentando que no tiene base bíblica. Para los adventistas, el tema de la muerte es uno de los engaños satánicos del fin de los tiempos: el espiritismo está ganando terreno debido a que la mayoría de las personas creen que hay vida después de la muerte. Los adventistas consideran a la Biblia como su única regla de fe: en ella no se considera vida después de la muerte; y sólo cuando venga el momento de la resurrección será la vida eterna o la muerte.






Bautismo

Los adventistas del séptimo día practican el bautismo de los creyentes por inmersión completa, de manera similar a los bautistas. Argumentan que el bautismo requiere consentimiento por entendimiento, y responsabilidad moral. De manera que los bebés solamente son dedicados al Señor, que en realidad es un símbolo de la gratitud a Dios por el bebé, por parte de los padres, la comunidad e iglesia, y de su compromiso de criar al niño en el amor de Jesús. Los adventistas se basan en la biblia y este libro dice que el bautismo es un nuevo nacimiento hablando espiritualmente; y a través de él testifican su muerte al pecado y declaran su intención de caminar en una vida nueva. El bautismo es símbolo de la unión con Cristo, del perdón de los pecados, y de la recepción del Espíritu Santo, e implica una afirmación de la fe en Jesús y un arrepentimiento de pecados evidente; es una declaración pública del compromiso de la vida del individuo y su entrega a Jesús, por lo tanto comienza una nueva vida en el Señor.





La Segunda Venida de Cristo

Los adventistas del séptimo día creen en una segunda venida de Cristo inminente y visible en todo el mundo, que será antecedida por un tiempo de angustia en el que los justos serán perseguidos, y un anticristo exhibirá gran poder sobre la tierra (Mateo 24). La enseñanza de que Cristo será visto por todos en la ocasión de su segunda venida se basa en Apocalipsis 1.7, que dice: «Todo ojo lo verá»; en la descripción que da Cristo en Mateo 24:27 «Como el relámpago que sale del oriente y brilla hasta el occidente»; y en Mateo 24:30 «Todas las razas de la tierra se golpearán el pecho y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo». También se basan en lo dicho a los discípulos y a las personas que estaban en el momento de la ascensión de Cristo registrado en Hechos 1.9-11, que dice que «volverá del mismo modo en que lo habéis visto ir al cielo». Los adventistas creen que este será el momento en el que ocurrirá lo que se describe en 1 Tesalonicenses 4.16, en el que «los muertos en Cristo resucitarán primero».
Los adventistas sostienen diferencias bien definidas en la biblia sobre la venida del auténtico Cristo y la del anticristo, dicen, como está escrito en 1 Tesalonicenses 4:17 «seremos llevados con ellos al cielo, sobre las nubes, al encuentro de Cristo», es decir, cuando viene Cristo somos llevados al encuentro con Él en el aire, en las nubes. Por el contrario el anticristo pisa el suelo y anda por la tierra, y no le ve todo el mundo de forma literal o espontánea, así lo afirmara Jesús en Mateo 24:23-26. Otras diferencias están basadas en Apocalipsis 10:7 y 11:19, donde dice que "cuando se cumple el misterio de Dios aparece en el cielo abierto el Arca de la Alianza", donde se encuentran los originales de las Tablas de la Ley de Dios, con las cuales Dios descendió en el monte Sinaí, según Deuteronomio 33:2 «Y vino de entre diez millares de santos, con la ley de fuego a su mano derecha». Sin embargo el anticristo obrará contrario a la Ley de Dios, violando lo que Dios escribió con su dedo, dice Deuteronomio 10:2 «y escribiré en aquellas tablas las palabras que estaban en las primeras tablas que quebraste; y las pondrás en el arca» y Éxodo 31:18 «Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios».
El anticristo obrará violando la alianza eterna que hay entre Dios y su pueblo, el Sabbath. Exodo 31:16,17 «Guardarán, pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó». Ezequiel 20:12,20 «Y les di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico» «Y santificad mis días de reposo, y sean por señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy Jehová vuestro Dios».
Por último el nuevo testamento deja bien clara la importancia del Sabbath en Hebreos 4:9-11 «Queda, por lo tanto, reservado un Reposo, el del séptimo día, para el Pueblo de Dios. Y aquel que entra en el Reposo de Dios descansa de sus trabajos, como Dios descansó de los suyos. Esforcémonos, entonces, por entrar en ese Reposo, a fin de que nadie caiga imitando aquel ejemplo de desobediencia» y en los últimos días los hijos de Dios guardarán sus mandamientos, Apocalipsis 12:17 «Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo».
Pero antes de que todo esto suceda la humanidad padecera grandes angustias y catástrofes naturales, como lo son inundaciones, terremotos, tornados, tsunamis, y humanas como son las guerras, las hambrunas, el esclavismo, entre muchas cosas mas. También sobrevendrán los juicios de Dios, muchas ciudades que están entregadas a la maldad y a la homosexualidad serán destruidas por fuego, así lo afirman Judas 1:7 «También Sodoma y Gomorra, y las ciudades vecinas, que se prostituyeron de un modo semejante a ellos, dejándose arrastrar por relaciones contrarias a la naturaleza, han quedado como ejemplo, sometidas a la pena de un fuego eterno», también lo dice 2 Pedro 2:6 «También condenó a la destrucción y redujo a cenizas a las ciudades de Sodoma y Gomorra, para que sirvieran de ejemplo a los impíos del futuro». Esto solo anuncia que Cristo se acerca. Los que amen a Cristo se pondrán del lado de la verdad.

El Espíritu de Profecía

Una de las enseñanzas de la Iglesia adventista basados en Apocalipsis 12:17, 19:10 y en el segundo cumplimiento de Joel 2:28-32 es que el espíritu de profecía es una señal identificadora de la «iglesia remanente», que se manifestó durante el ministerio de Ellen G. White. También establecen con claridad que la Biblia es la norma única por la cual debe ser probada toda enseñanza y toda experiencia.
Ellen G. de White no es considerada como la máxima autoridad doctrinal, sinó unicamente la Biblia, sus escritos son considerados una guia que lleva al entendimiento e importancia de la misma. Se la considera una profetisa o «una luz menor que guía hacia una luz mayor». Dicha luz mayor es Jesucristo, la real y única cabeza de la iglesia, que no puede ni podrá ser remplazada por ningún hombre ni ningún otro poder sobre la tierra.10 La Iglesia Adventista ha recibido críticas respecto a sus postulados, incluyendo sus doctrinas en relación con Elena G. de White como profeta de Dios y su estatus dentro de la iglesia, y su relación con las actitudes exclusivistas.


Actividades del sábado en la Iglesia

[editar]


Iglesia adventista en Bundaberg.Las actividades del día sábado de un adventista del séptimo día normalmente comienza en la tarde del viernes con el culto de puesta del sol en el hogar o en la iglesia. El sábado de mañana comienza con el estudio de la Biblia y una oración de agradecimiento por el descanso y reposo físico y espiritual. Como lo dice en la biblia, debe de irse vestido correctamente hacia la casa de Dios por lo que cuando asisten a los servicios de la Iglesia es por respeto al rey de reyes que es Dios, que en la mayoría de los países comenzará normalmente a las 9:00, con la «escuela sabática», la cual es un momento de estudio de la Biblia con un folleto como apoyo para el estudiante. Este folleto es distribuido a todas las iglesias adventistas en el mundo, teniendo un tema de estudio en común durante un trimestre.
Cada clase de escuela sabática consta con su propio folleto de estudio. Estos son, de acuerdo a la edad: Cuna (0-4 años), Infantes (4-6), Primarios (6-9),Intermediarios (9-12), Juveniles (13-15), Jóvenes (15-35) y Adultos (35-). En este estudio bíblico filial que puede incluir cantos, relatos misioneros, oraciones y el estudio de la Biblia que se extenderá hasta alrededor de las 10:15. Se forman varios grupos en los cuales los temas bíblicos y preguntas prácticas son discutidos con libertad. Luego de dar el informe misionero y los anuncios correspondientes a la iglesia, la hermandad se reunirá nuevamente para un servicio de iglesia que sigue un formato evangélico que puede diferir de iglesia a iglesia pero que siempre tendrá un sermón como característica principal. Los adventistas practican la cena del Señor (conocida en otras denominaciones como eucaristía), la cual es un servicio abierto que consta de renovar votos con Dios ya que al ser bautizados se vuelve a nacer, basado en el capítulo 13 del Evangelio según san Juan. El servicio incluye una ceremonia de lavamiento de los pies y la participación de la Cena del Señor que consiste de panes sin levadura y jugo de uva no fermentado.
En algunas iglesias, los miembros y otros amigos pueden quedarse en ella para un almuerzo a la canasta, para el cual todos contribuyen con un plato. Las actividades del sábado de tarde pueden variar mucho dependiendo del contexto cultural, étnico y social.
Actualmente en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Honduras, México, Perú y Venezuela, antes de que el sol se oculte, el día sábado se hace una despedida del día con cantos y alabanzas dirigidos por jóvenes, conocida en muchos países como la sociedad de jóvenes, aunque por la demografía de algunas iglesias se tienen tres divisiones la sociedad del menorde jóvenes y la del mayor, en los que se presentan actividades y temas de aprendizaje coherentes a cada grupo etario. Donde también se hacen obras, presentaciones musicales, concursos bíblicos, entre otros. Luego de ocultarse el sol, los jóvenes (o de alma joven) se reúnen para disfrutar en camaradería un sábado más.

Actividades misioneras

Las actividades de extensión misionera de la Iglesia adventista apuntan tanto a no creyentes como a creyentes de otras denominaciones. Los adventistas del séptimo día creen que Cristo ha llamado a los que creen en él para ministrar a todo el mundo. Como tal, la Iglesia tiene presencia en más de 200 países en el mundo. Sin embargo, los adventistas son cautelosos para asegurarse de que el evangelismo no estorbe los derechos básicos del individuo. La libertad religiosa es una postura que la Iglesia Adventista del Séptimo Día apoya y promueve. Los esfuerzos evangélicos adventistas tradicionales consistían en misiones urbanas y la distribución de folletos como The present truth (La verdad actual), que fue publicada por James White desde 1849.

Edificio de la Review and Herald, 1868.
Los adventistas, como lo demuestra su distribución extensa de folletos, al igual que sus ancestros milleristas, por mucho tiempo han sido propulsores de los ministerios basados en los medios de difusión. Hasta que J. N. Andrews fue enviado a Suiza en 1874, los esfuerzos mundiales adventistas consistían enteramente en la circulación de folletos (como los de De White) en muchos lugares. La lectura de dichos materiales fue la razón primaria por la cual Andrews eventualmente fue llamado para viajar ultramar. En el último siglo, dichos esfuerzos también han involucrado la utilización de los medios de comunicación modernos tales como la radio y la televisión. El primero de estos fue el programa radiofónico de H. M. S. Richards, Voice of prophecy (‘La voz de la profecía’), que inicialmente fue transmitido desde Los Ángeles en 1929.
Desde entonces los adventistas han estado en la vanguardia del evangelismo a través de los medios de comunicación. El programa It is written (‘Está escrito’) fue el primer programa religioso que fue transmitido en colores. Hoy, la iglesia cuenta con varios canales como The Hope Channel (‘El canal de la esperanza’), 3ABN o The Three Angels Broadcasting Network (‘La red de difusión de los tres ángeles’), los cuales operan internacionalmente, transmitiendo las 24 horas del día tanto por cable como por satélite. También cuentan con un estudio de televisión (Nuevo Tiempo) ubicado en la ciudad de San Pablo en Brasil, el cual transmite por su programación de radio y televisión Internet tanto en español como en portugués.
En Chile cuenta con la red radio difusora más grande del país,sucursal de la central ubicada en Bolivia, Nuevo Tiempo Chile y además posee un canal de televisión abierta con el mismo nombre, que se puede sintonizar en las principales ciudades del país. En Costa Rica también cuenta con la emisora Radio Lyra 88.7 FM de cobertura nacional con sus oficinas en la provincia de Alajuela, en las instalaciones de la Universidad Adventista de Centroamérica. En El Salvador actualmente se encuentra Radio Adventista 96.5 FM, transmitiendo desde San Salvador. El 9 de agosto del 2003 se iniciaron las transmisiones de la red satelital Nuevo Tiempo Perú, desde la ciudad de Lima al presente, conforman esta red 17 emisoras a nivel nacional, dial en Lima 1038 AM. EnGuatemala se inició la transmisión como repetidora de una radio Centro Americana, luego creando su propia estación con el nombre de Unión Radio, obteniendo el permiso para transmitir en AM y FM. En República Dominicana cuenta con la emisora Radio Amanecer Internacional con más de una década en el aire, que se escucha en casi todo el país. En Puerto Rico cuenta con Radio Paraíso 92.9 FM, la cual cubre aproximadamente tres cuartas partes de la isla, y Radio Sol 92.1 FM, la cual cubre la zona restante.

Salud, dieta y sexualidad

Los adventistas del séptimo día presentan un mensaje de salud que recomienda el vegetarianismo y se espera la abstinencia de carne de cerdo, sangre, crustáceos, y otros alimentos proscritos como «animales inmundos» en Levítico 11, al igual que la abstinencia de alcohol y tabaco u otras drogas. Muchos adventistas se abstienen de estos alimentos como deseo de mantener un estilo de vida saludable honrando a Dios en el cuidado de sus cuerpos pues lo consideran según 1 Corintios 3:16-17 templo del Espíritu Santo. Un pionero de la Iglesia Adventista del Séptimo Día fue John Harvey Kellogg (en principio adventista, luego por diferencias de criterio llegó a ser apóstata de dicha fe).[cita requerida] Los adventistas mantienen en funcionamiento hospitales y otras instituciones relacionadas con la salud.
La posición oficial de los adventistas con respecto al aborto es que no se aprueban los abortos por razones de control de natalidad, selección de sexo, u otras conveniencias, solo se permite cuando la vida de la madre se ve amenazada por el parto.
Respecto a las relaciones prematrimoniales, tampoco es lícita, ya que Dios las instauró dentro del matrimonio bendecido por Él.
Según una declaración oficial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, los adventistas no llevan a cabo matrimonios homosexuales. Aún más: dentro del matrimonio, el adulterio por una relación heterosexual u homosexual, o en caso de muerte son unas de las circunstancias en las que se permite el divorcio.






Cuerpo de Cadetes Médicos Adventista

El Cuerpo de Cadetes Médicos Adventistas es una organización basada en las creencias y doctrinas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. En sus inicios, el propósito fue de entrenar gente para el área de medicina de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, pero después de la década de 1970, ha estado trabajando para la comunidad ayudando en desastres y rescates.

Trabajo del Cuerpo de Cadetes

  • Desarrolla los conocimientos en los conceptos modernos de ayuda médica y emergencias (primeros auxilios básico y avanzado) resucitación cardiopulmonar, salvamento y supervivencia acuática, rescate y salud preventiva entre otros.
  • El entrenamiento físico está orientado al desarrollo y acondicionamiento óptimo de las facultades físicas, manteniendo un balance entre lo físico y lo mental mediante el programa de entrenamiento existente.
  • Se une a otros grupos y entidades similares o con los mismo propósitos sin perder su identidad ni sus principios. Ofrece sus conocimientos a otras personas o entidades que lo soliciten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada